Calle Alberto Barberá, 19. 03193 San Miguel de Salinas. Alicante 694 443 290
L - Mie: 15:00 - 20:00 / Ma - J: 10:00 - 20:00 / Vie: 10:00 - 13:00

Contáctanos

Centro Quiropráctico Nicolás FREY DC

Contáctenos para programar una cita hoy mismo.
Llámenos al 694 443 290

Gracias por elegir nuestro centro para su cuidado

Díganos cómo podemos ayudarle

Teléfono

694 443 290

Ubicación

Calle Alberto Barbera, 19, 03193 San Miguel de Salinas, Alicante

E-mail

chiro.frey@gmail.com

Déjanos un mensaje

Contacte con nosotros para más información o reserve una cita

    Centro Quiropráctico Nicolás FREY DC

    Preguntas Frecuentes sobre la Quiropráctica

    ¿Cómo puedo encontrar un quiropráctico licenciado?

    Una de las mejores maneras de encontrar un quiropráctico es obtener una referencia de un amigo de confianza, un familiar, un colega u otro proveedor de atención médica. También puede utilizar la herramienta de búsqueda de la AEQ (Asociación Española de Quiropráctica) para encontrar un quiropráctico en su zona.

    ¿Qué condiciones tratan los quiroprácticos?

    Los quiroprácticos atienden a pacientes de todas las edades, con una gran variedad de problemas de salud. Son especialmente conocidos por su experiencia en el cuidado de pacientes con dolor de espalda, dolor de cuello y dolores de cabeza utilizando sus manipulaciones altamente cualificadas o ajustes quiroprácticos. Los quiroprácticos también atienden a pacientes con una amplia gama de lesiones y trastornos del sistema musculoesquelético, que incluye los músculos, los ligamentos y las articulaciones. Estas afecciones dolorosas pueden afectar al sistema nervioso, lo que puede provocar un dolor referido y una disfunción distante de la región de la lesión. Además, los quiroprácticos ofrecen asesoramiento a los pacientes en materia de dieta, nutrición, ejercicio, hábitos saludables y modificación del trabajo y del estilo de vida.

    ¿Es seguro el tratamiento quiropráctico?

    La quiropráctica está ampliamente reconocida como una de las formas más seguras de atención sanitaria no farmacológica y no invasiva disponible para el tratamiento de las dolencias neuromusculoesqueléticas. Aunque la quiropráctica tiene un excelente historial de seguridad, ningún tratamiento sanitario está completamente libre de posibles efectos adversos. Sin embargo, los riesgos asociados a la quiropráctica son muy pequeños. Muchos pacientes sienten un alivio inmediato tras el tratamiento quiropráctico, pero algunos pueden experimentar una leve molestia, rigidez o dolor, al igual que después de algunas formas de ejercicio. Las investigaciones actuales demuestran que las pequeñas molestias o el dolor después de la manipulación de la columna vertebral suelen desaparecer en 24 horas.

    El dolor de cuello y algunos tipos de dolores de cabeza se tratan mediante una manipulación cervical precisa. La manipulación cervical, a menudo llamada ajuste del cuello, trabaja para mejorar la movilidad de las articulaciones del cuello, restaurando la amplitud de movimiento y reduciendo el espasmo muscular, lo que ayuda a aliviar la presión y la tensión. La manipulación del cuello, cuando la realiza un profesional experto y bien formado, como un médico quiropráctico, es un procedimiento notablemente seguro.

    Algunos informes han asociado la manipulación de la parte superior del cuello a alta velocidad con un cierto tipo raro de accidente cerebrovascular, o disección de la arteria vertebral. Sin embargo, las pruebas sugieren que este tipo de lesión arterial suele producirse de forma espontánea en pacientes que tienen una enfermedad arterial preexistente. Estas disecciones se han asociado a actividades cotidianas como girar la cabeza mientras se conduce, nadar o hacerse un champú en una peluquería. Los pacientes con esta afección pueden experimentar dolor de cuello y de cabeza que les lleva a buscar atención profesional en la consulta de un quiropráctico o médico de familia. Las mejores pruebas indican que la incidencia de las lesiones arteriales asociadas a la manipulación de la parte superior del cuello a alta velocidad es extremadamente rara, aproximadamente de uno a tres casos por cada 100.000 pacientes que reciben tratamiento. Esto es similar a la incidencia de este tipo de accidente cerebrovascular entre la población general.

    Si acude a su quiropráctico con dolor en la parte superior del cuello o dolor de cabeza, sea muy específico sobre sus síntomas. Esto ayudará a su médico quiropráctico a ofrecerle el tratamiento más seguro y eficaz, incluso si implica la derivación a otro profesional sanitario.

    Cuando se habla de los riesgos de cualquier procedimiento sanitario, es importante analizar ese riesgo en comparación con otros tratamientos disponibles para la misma afección. En este sentido, los riesgos de complicaciones graves de la manipulación vertebral para afecciones como el dolor de cuello y la cefalea se comparan muy favorablemente incluso con las opciones de atención más conservadoras. Por ejemplo, los riesgos asociados a algunos de los tratamientos más comunes para el dolor musculoesquelético (es decir, los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) de venta libre o con receta y los analgésicos con receta) son significativamente mayores que los de la manipulación quiropráctica.

    Además, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han informado de que el uso excesivo y el abuso de analgésicos opiáceos con receta se encuentran entre las principales causas de muerte accidental en los Estados Unidos.

    Los quiroprácticos son profesionales bien formados que proporcionan a los pacientes una atención segura y eficaz para una variedad de afecciones comunes. Su amplia formación les prepara para identificar a los pacientes que tienen factores de riesgo especiales y para garantizar que esos pacientes reciban la atención más adecuada, incluso si eso requiere la derivación a un especialista médico.

    ¿El tratamiento quiropráctico requiere la derivación de un médico?

    No se necesita una derivación para ver a un quiropráctico.

    ¿Es apropiado el tratamiento quiropráctico para los niños?

    Sí, los niños pueden beneficiarse de la atención quiropráctica. Los niños son muy activos físicamente y sufren muchos tipos de caídas y golpes por las actividades de la vida diaria, así como por participar en deportes. Las lesiones de este tipo pueden causar muchos síntomas, como dolor de espalda y cuello, rigidez, dolor o malestar. La atención quiropráctica se adapta siempre a cada paciente. En el caso de los niños, es muy suave.

    ¿Cómo se realiza un ajuste quiropráctico?

     El ajuste o la manipulación quiropráctica es un procedimiento manual que utiliza las habilidades altamente refinadas desarrolladas durante los intensos años de formación quiropráctica.

    El quiropráctico suele utilizar sus manos o un instrumento para manipular las articulaciones del cuerpo, en particular la columna vertebral, con el fin de restablecer o mejorar la función articular. Esto suele ayudar a resolver la inflamación de las articulaciones y a reducir el dolor del paciente. La manipulación quiropráctica es un procedimiento muy controlado que rara vez causa molestias. El quiropráctico adapta el procedimiento para satisfacer las necesidades específicas de cada paciente. Los pacientes suelen notar cambios positivos en sus síntomas inmediatamente después del tratamiento.

    ¿Qué tipo de formación tienen los quiroprácticos?

    Los quiroprácticos se forman como proveedores de atención sanitaria de primer contacto, haciendo hincapié en el diagnóstico y el tratamiento de las afecciones relacionadas con el sistema musculoesquelético (los músculos, ligamentos y articulaciones de la columna vertebral y las extremidades) y los nervios que los alimentan. Los requisitos de formación de los médicos quiroprácticos son los más estrictos de todas las profesiones sanitarias. El aspirante típico a la facultad de quiropráctica ya ha cursado casi cinco años de estudios universitarios de pregrado, incluyendo cursos de biología, química inorgánica y orgánica, física, psicología y trabajos de laboratorio relacionados.

    Una vez aceptados en una facultad de quiropráctica acreditada, los requisitos se vuelven aún más exigentes: lo normal son de cuatro a cinco años académicos de estudio profesional. Los quiroprácticos reciben formación en ortopedia, neurología, fisiología, anatomía humana, diagnóstico clínico, incluidos los procedimientos de laboratorio, diagnóstico por imagen, ejercicio, rehabilitación nutricional y mucho más. Dado que el cuidado quiropráctico incluye técnicas de manipulación y ajuste altamente cualificadas, se dedica una parte importante de tiempo a la formación en técnicas clínicas para dominar estos importantes procedimientos de manipulación. En total, el plan de estudios de la facultad de quiropráctica incluye un mínimo de 4.200 horas de clase, laboratorio y experiencia clínica. El curso de estudio está aprobado por el Consejo Europeo de Educación Quiropráctica, una agencia de acreditación reconocida en Europa. Esto reconoce que una institución cumple con los criterios de elegibilidad para el estatus de Acreditado, e imparte la educación y la formación en plena conformidad con los Estándares del ECCE. El estatus es otorgado por el Comité de Garantía de Calidad y Acreditación del Consejo Europeo de Educación Quiropráctica

    ¿El tratamiento quiropráctico es continuo?

    La naturaleza práctica del tratamiento quiropráctico es esencialmente lo que requiere que los pacientes visiten al quiropráctico varias veces. Para ser tratado por un quiropráctico, el paciente debe acudir a su consulta. En cambio, un tratamiento de los médicos suele implicar un plan preestablecido que se lleva a cabo en casa (por ejemplo, tomar un tratamiento de antibióticos una vez al día durante un par de semanas). Un quiropráctico puede proporcionar cuidados agudos, crónicos y/o preventivos, por lo que a veces es necesario un cierto número de visitas. Su quiropráctico debe indicarle el alcance del tratamiento recomendado y cuánto tiempo puede esperar que dure.

    ¿Por qué se produce un sonido de popping cuando se ajusta una articulación?

    El ajuste (o la manipulación) de una articulación puede dar lugar a la liberación de una burbuja de gas entre las articulaciones, que produce un sonido de estallido. Lo mismo ocurre cuando se «crujen» los nudillos. El ruido se debe al cambio de presión dentro de la articulación, que provoca la liberación de burbujas de gas. Las molestias suelen ser mínimas, por no decir nulas.